El pony en España

El pony es un caballo pequeño de unos 148 cm de altura máxima hasta la cruz y un peso medio de 100 kg. Son muy rústicos y resistentes con perfil recto y orejas triangulares. Las razas más puras y primitivas conservan caracteres de los equinos primitivos, como rayas a lo largo del lomo, o incluso en las patas, hocico harinoso, crines tupidas y mucho carácter, lo que compensa su falta de alzada con otras razas de caballos. Se sabe que los antepasados de los actuales caballos eran aproximadamente de esta alzada, y a medida que se fueron domesticando y mejorando la especie, ganaron mayor altura a consecuencia de la selección humana.

En España, este bello equino ha sido relegado históricamente a las atracciones de ferias, con jornadas interminables donde, de media, solían dar 2000 vueltas al día. Afortunadamente en la actualidad está considerado maltrato animal y por lo tanto explícitamente prohibido, aunque hoy día muchos de nosotros recordamos aquello de “los caballitos ponis” y tenemos el recuerdo de ver siempre repleta de niños y padres dicha “atracción”.

Resulta increíble comprobar cómo un mismo animal, en este caso el pony, puede ser visto de manera tan diferente por el ser humano en función de la cultura ecuestre de su país.

En Reino Unido, los ponis se utilizaron durante el siglo XIX para realizar trabajos en el campo y para arrastrar peso en los estrechos túneles mineros.

Pony España
Pony en mina en el Reino Unido

En la actualidad, el poni está muy valorado en el Reino Unido donde adquirir un pony puede resultar hasta más costoso que un caballo y su actual monarca, Doña Isabel II disfruta cada día del placer de la práctica de la equitación en sus preciosos ponis y no solamente se enorgullece de ello, si no que permite ser fotografiada.

Además, celebran cada año el certamen del Grand National de ponis Shetland, en el cual niños de entre 8 a 14 años con una altura y un peso determinados, participan a lo largo del país en carreras celebradas en hipódromos con el fin de recaudar fondos para actos benéficos.

Otro país donde la cultura poni está adquiriendo fuerza es Colombia donde se están especializando en la cría de razas de pony como el Minihorse o el Falabella. Cada año celebran diversos certámenes donde se dan a conocer los mejores ejemplares de la región en secciones de sementales, yeguas de cría y potros de las razas Falabella y Minihorse.

Pony España
Miel de San Samuel propiedad San Samuel minihorse

No obstante, no solo se ciñen a la cría, sino que demuestran la posibilidad de venderlos como mascotas dado su buen carácter y su tamaño pequeño, mascotas aptas tanto para niños como para adultos, por el simple placer de disfrutar de la compañía de tan bello y especial animal.

La realidad en España es muy diferente a países como Reino Unido o Colombia, en nuestro país no existe la cultura poni y está mal considerado que un adulto (hombre o mujer) pueda tener su poni (aunque fuera de mediana alzada) y probablemente sólo reciba los comentarios y las burlas de todos los presentes.

Como conclusión, por desgracia los ponis arrastran una mala fama en la sociedad ecuestre española, la expresión “los ponis tienen mucha mala leche” es desafortunadamente muy escuchada y tener un poni, siendo adulto, está socialmente mal visto en los círculos ecuestres.

En los casos en los que el propietario es un niño, se está deseando “hacerlo subir de nivel” y ponerlo a montar caballos, al parecer dá “más caché” montar en un caballo que en un pony.

Reflexionando sobre lo comentado anteriormente, ¿debe ser la altura sinónimo de grandeza? ó ¿debe ser la escasez de altura sinónimo de ridiculez?

A pesar de lo comentado anteriormente, es cierto que en nuestro país contamos con muy pocos ponyclubs como ejemplo está el Pony club La Loma en Córdoba donde se organizan campeonatos de salto en las diferentes categorías de ponis.

Parece que muy poco a poco, los ponis están más presentes en las hípicas en general, donde ofrecen paseos a los más pequeños, en la disciplina de enganches, donde poder disponer de un tronco o una media potencia de ponys welsh es todo un privilegio y algo digno de ver.

pony competicion
Enganche tronco ponis Welsh propiedad Yeguada Andic

Por fortuna, están empezando a existir ganaderías de ponis welsh españolas como Yeguada Aires del Sur en Antequera donde crían verdaderas “pinturas” de esta bella raza procedente de Gales.

Afortunadamente cada vez somos más las personas amantes de estos pequeños que, no solamente nos limitamos a defenderlos frente a sus detractores, si no que gracias a nuestro amor común por ellos, nos conocemos, entablamos una bonita amistad y planteamos ideas que, quién sabe, quizás puedan llegar a ser proyectos para intentar engrandecer a estos bellos animales en nuestro país y darles así el lugar que se merecen, convencidos fervientemente de los numerosos beneficios que pueden llegar a ofrecernos, independientemente de si somos adultos o niños.

No puedo finalizar este artículo sin antes agradecer a Víctor Fernández la oportunidad que me ha brindado para poder participar en este interesante blog y sin presentaros orgullosa a mis dos ponis minishetland, Piruleta y Carambola, a las cuales cuido, mimo y atiendo cada día.

poni españa
pony
Piruleta y Carambola ponis propiedad Pilar Marín

One Comment on “El pony en España”

  1. Un magnífico artículo Pilar, felicidades. Espero que sea el principio de muchos otros. No hay nada que agradecer, el honor es mío por dejarme aparecer a tu lado por aquí. Espero no estropearlo demasiado. Espero con impaciencia el siguiente artículo de la serie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishChina